La ventaja de linux a la hora de convertir vídeos es que mediante programas como el ffmpeg o el mencoder podemos convertir entre distintos formatos de vídeo, incluyendo cambios de resolución y calidad del audio/vídeo. El problema es que funcionan en consola (cosa muy útil), pero también tienen multitud de parámetros que nos permiten modificar la conversión. Esto los hace difíciles de recordar. Para eso existen programas como el WinFF, que nos permite hacer las conversiones mediante un interfaz gráfica. Pantallazo del WinFF Ademas, incluye unas conversiones predefinidas, entre las que podemos encontrar:

  • 3g para teléfonos
  • Flash Video (flv) para 4:3 y 16:9
  • Ipod
  • MP3 (extrae el audio del vídeo)
  • NTSC DVD
  • PAL DVD
  • Xvid
  • SWF
  • WMV
  • etc...

Ademas, también podemos desplegar la ventana de opciones, donde podremos especificar el bitrate de vídeo, de audio, tamaño e incluso parámetros extras para el ffmpeg. En resumen, es un programa muy recomendable, teniendo versiones para linux (debian/ubuntu/redhat) y windows.